24 febrero 2009

Seguimos con los plagios...

No recuerdo que me enfurecio mas si que la película que comentaba Catalina Dluggy ese verano se pareciese tanto a Hombre Mirando al Sudeste o que la misma Catalina siquiera se habia dado cuenta. A continuación una nota reproducida de Clarín al respecto.

Hombre mirando al Sudeste y K-Pax: Artículo en Clarín del 3/11, sobre el supuesto plagio.

Mi marciano favorito

"Mis abogados se están ocupando del tema", dice Eliseo Subiela acerca de la película protagonizada por Kevin Spacey y Jeff Bridges cuya trama está casi calcada de su filme de 1986. "Esto que pasó me indigna".

El argumento es más o menos así: un hombre misterioso, internado en un hospital psiquiátrico, asegura que en realidad viene de otro planeta. Un psiquiatra descreído lo atiende y no puede evitar empezar a creer en lo que este extraño hombre le dice. De hecho, su paciente hasta parece tener poderes y puede ayudar a curar a quienes están internados con él. Si lo narrado le suena familiar es porque se parece mucho a la trama de Hombre mirando al Sudeste (Man Facing Southeast, en su versión en inglés), el filme de Eliseo Subiela de 1986, donde Hugo Soto interpretaba al paciente/extraterrestre y Lorenzo Quinteros al psiquiatra. Pero, en realidad, lo descripto arriba es la trama de K-Pax (se pronuncia kei-pax) que, con 17 millones de dólares de recaudación en tres días, fue la película más taquillera de esta semana en los EE.UU. Los protagonistas son Kevin Spacey, como el paciente "de otro planeta", y Jeff Bridges, en el rol del médico que lo atiende.

¿Una remake? ¿Una adaptación? ¿Un homenaje? No, aseguran que no es nada de eso. Se trata de la versión cinematográfica de la novela K-Pax, que publicó en marzo de 1995 el autor norteamericano Gene Brewer. ¿Y el parecido? "¿Qué parecido?", fue la respuesta de los responsables de la película. Fue como decir: ¡¿Hombre mirando al qué...?!

De hecho, el parecido es el que vieron muchos críticos y periodistas cuando se toparon con un filme nuevo que, sorprendentemente, a muchos les parecía bastante familiar.

Robert Koehler, en Variety, la publicación de la industria del cine leída por todos en Hollywood, lo deja en claro de entrada: "K-Pax hace acordar la película de Eliseo Subiela, Man Facing Southeast, que también se centra en un paciente psiquiátrico que dice ser un visitante extraterrestre. En recientes reportes se han citado esas similitudes y también las aclaraciones de Brewer, quien dice no haber visto el filme de Subiela. Y si bien los dos filmes son diferentes en muchos detalles, comparten muchísimos rasgos generales".

En The Los Angeles Daily News, el crítico Bob Strauss escribe: "Los productores de K-Pax aducen no haber visto Hombre mirando al Sudeste y lo mismo dice Gene Brewer, el autor de la novela".

Eliseo Subiela, mientras tanto, sospecha: "Yo me enteré hace poco más de un mes, por amigos que viven en los Estados Unidos. De hecho, me preguntaban si yo había cedido los derechos para hacer una remake de Hombre.... Y no, nada que ver. Yo no sabía nada. Jamás se comunicaron conmigo".

El director de El lado oscuro del corazón dice que fue entonces que decidió emprender acciones legales. "Tengo unos abogados en Los Angeles que se están ocupando del tema -cuenta-. Lo que sucede es que querían esperar al estreno de la película para tener más elementos y confirmar bien las sospechas de similitud entre ambas películas. Y, por lo que sé -yo no la vi-, son muy parecidas."

El asunto no pasó a mayores en los Estados Unidos, básicamente porque no son muchos los que conocen la película de Subiela. Si bien el filme argentino se estrenó en 1987, tuvo muy buenas críticas, recaudó casi 800 mil dólares en boleterías y luego se editó en video, no es una película que haya trascendido más allá de cierto circuito cinéfilo. Pero los críticos de decenas de medios escritos y televisivos y muchos usuarios de Internet hicieron notar, sorprendidos, las similitudes. Veamos: "La historia tiene bastante más que un parecido con la película argentina de 1986, Man Facing Southeast, sobre un posible extraterrestre examinado en un hospital mental. Pero el filme argentino era más ingenioso y enigmático." (MSNBC)

"La premisa es sospechosamente paralela con la de la muy bien criticada película argentina de 1986, Man Facing Southeast." (Miami Sun Sentinel) "Que tanto la novela como la película K-Pax tengan un increíble parecido con la película de Eliseo Subiela es algo que los cineastas sin duda saben. Y si no, deberían saberlo. Porque más allá de la no reconocida deuda con esa película, se nota que la historia deriva de otro lado." (Boston Herald)

"K-Pax recientemente llamó la atención de la prensa por su sorprendente y sospechoso parecido a la película argentina de 1986, Man Facing Southeast." (scifi.com)

Tras oír algunos de estos comentarios, Subiela responde: "Sí, algo ya había leído. Apenas me comentaron del parecido entré a la página de Internet de la película (www.k-pax.com) y leí todo lo que pude y me dí cuenta de que las similitudes eran impresionantes. Ahora leí unas críticas y todos dicen lo mismo. Hasta en la CNN".

El crítico cinematográfico más reconocido en los Estados Unidos, Roger Ebert, contestando preguntas de lectores en su columna de domingo, escribió: "El guión de K-Pax se basa en la novela de Brewer, y si bien el guión de Subiela no reconoce fuentes, el profesor Eric M. Van, de Harvard, asegura que está claramente inspirado en la trilogía final de Philip K. Dick, Valis. Subiela hace explícito su homenaje con su personaje femenino Beatriz Dick". Pero más allá de reconocer su admiración por Dick, Subiela dice que "Hombre... no está inspirada en esas obras".

El realizador concluye: "Esto que pasó me indigna. Ya hubo un antecedente en un par de escenas de la película Mr. Jones, de Mike Figgis. Y Richard Gere -que era el protagonista- admitió que había sido un homenaje a una película argentina llamada Hombre mirando al Sudeste (Nota: la escena en cuestión muestra a Gere como un paciente mental conduciendo una orquesta, muy similar a una escena del filme argentino). En ese momento no hice nada. Pero esto es mucho más grosso. Acá se jugaron a que nadie se iba a dar cuenta y basaron toda la película en la mía".

Una vez estrenado el filme en las salas, los que empezaron a sembrar dudas sobre la originalidad de K-Pax fueron los mismísimos espectadores, en varios foros de discusión en Internet.

"El argumento está claramente inspirado en Man Facing Southeast, que se estrenó hace unos quince años y es una gran película. No puedo creer que el autor de la novela ni los otros asociados con la película digan que no la conocen", escribe Robin I., de Long Beach, California.

"Man Facing... se consigue en los buenos videoclubes en los Estados Unidos, y fue estrenada mucho antes de que se editara el libro en el que K-Pax dice basarse. ¿Coincidencia?", se expresa Michelle Clayton, de Providence, Rhode Island.

Y así, hay decenas.

El director de la película, Iain Softley (Las alas de la paloma, Backbeat), niega por completo cualquier similitud con la película de Subiela y hasta con Pescador de ilusiones, de Terry Gilliam, otro filme con el que fue comparada su K-Pax. "No creo que haya suficientes películas como Pescador de ilusiones -contesta Softley, eludiendo la comparación con el filme argentino-. Si es similar a ese género, es una indicación que se trata de un filme único. ¿Cuántos policiales, películas de gángsters o comedias románticas hay que cuentan la misma historia? No creo que haya suficientes fábulas modernas como ésta."

La producción de K-Pax comenzó hace casi cuatro años. Inicialmente, a Spacey le habían ofrecido el rol del psiquiatra mientras que el de Prot, el paciente/extraterrestre, estaba en manos de Will Smith. Pero Smith lo dejó para hacer la biografía de Muhammad Ali. Spacey -a quien siempre le había parecido más interesante el rol de Prot- consiguió ese papel y Jeff Bridges fue llamado para cubrir el suyo. "El ya había hecho de extraterrestre en Starman -dice el actor de Belleza americana-. Ahora me tocaba a mí."

Ambos filmes, además, concluyen dando algunas pistas pero no demasiadas certezas acerca del verdadero origen de sus protagonistas. Y esta disputa también parece tener -al menos por ahora- un final abierto.

16 febrero 2009

Descongelen a Disney!!!!!!!!

En los 90, Walt Disney Company decidió recuperar su predominio en la animación cinematográfica. Una de sus películas emblemáticas fue: El Rey León.

Sin embargo, a todos los que rondamos los 30, no se nos puede dejar de escapar el parecido de dicha película con el anime televisivo Kimba, el león blanco. Lo siguiente esta extraido del blog http://www.lamateporunyogur.net/archivos/2005/07/12/kimba-vs-el-rey-leon/

El otro día, leyendo Copia este libro de David Bravo me encontré con un ejemplo de lo que puede considerarse un plagio con todas las de la ley. Bueno, con todas no, desconozco si ha habido algún tipo de sentencia al respecto, así que lo dejaremos en supuesto plagio.

Kimba, el león blanco, es una obra de Tezuka Osamu creada en 1965 que narra la historia de un joven león blanco que se convierte en el rey de la selva tras la muerte de su progenitor, a manos de un cazador. Ver ficha en Info Anime y AnimeNfo.

Al otro lado del ring se encuentra el afamado Rey León, película creada por Disney en 1994, y que posee numerosas similitudes con la obra de Tezuka. Más información sobre el Rey León en imdb.

Lo realmente interesante de este presunto plagio es que el emporio Disney es uno de los que más han hecho por aumentar la duración temporal del copyright, lucha motivada por el envejecimiento de su querido ratón: Mickey Mouse. Si os interesa el tema recomiendo leer el citado anteriormente libro de David Bravo.

Cabe destacar que los nombres de los protagonistas, Kimba y Simba, poseen un parecido cuanto menos inquietante. A continuación unas cuantas imágenes, que ya dicen que una vale más que mil palabras.



Aquí retomo yo, y no puedo despedirme sin citar este parrafo de un espectáculo de Les Luthiers:

Con motivo del estreno del conocido bolero Perdónala, de Johann Sebastian Mastropiero, el periódico Actualidad Musical sé refirió a Mastropiero en términos muy elogiosos. Pero a los pocos días publicó la siguiente rectificación:

«Fe de erratas. Donde dice "de inspiración arrebatada, como otros compositores románticos", debe decir "arrebatada a otros compositores románticos". Y donde dice "su copiosa producción", debe decir "su copiada producción".»

Luego de escuchar el bolero Perdónala, el gran compositor Günther Frager le escribió indignado a Mastropiero acusándolo de haber plagiado un pasaje de su tercera sinfonía. La respuesta no se hizo esperar: "Usted me ofende." –dice Mastropiero en su carta– "Justamente a mí, que siempre digo que el artista que se apodera de la idea de otro enturbia las aguas del manantial del espíritu"–famosa frase... de Günther Frager!

Curiosamente, este caso y otros similares que nos muestran a Mastropiero plagiando a Günther Frager ha llegado hasta nosotros a través de la propia autobiografía de Mastropiero. Y no es que se arrepienta y confiese su culpa, sino que su autobiografía... es una copia textual de las memorias de Günther Frager. Sin embargo, pese a todo esto, quienes, como es nuestro caso, amamos a Mastropiero creemos que muchas de estas conductas que se le atribuyen en realidad le son totalmente ajenas... hay quien dice que probablemente sean de Günther Frager!