21 octubre 2010

Mail de una docente argentina sobre el censo.

Hola a todos:

Frente a toda esta invasión de mails, que sólo colaboran a confundirnos más y aumentar la paranoia general, me tomo elatrevimiento de escribir este mail a todos mis amigos, para ayudar a reflexionar un poco, y si puedo llevarles tranquilidad.

  • El próximo miércoles 27 de octubre se realizará el Censo Nacional de Población, Viviendas y Hogares. Ese día será feriado nacional en todas las administraciones (públicas y privadas), como si fuera 1º de enero o 1º de mayo.
  • Los censistas serán en su mayoría docentes, estudiantes, universitarios, o trabajadores que voluntariamente quieren trabajar y colaborar con el país (y estoy diciendo PAIS y no GOBIERNO). El que sean voluntarios no significa que cualquiera va a ser censista, sino que tuvo que ser convocado y elegido por su jefe de radio, siguiendo ciertos requisitos.
  • Cada censista llevará una credencial que le será entregada ESE MISMO DÍA, para evitar falsificaciones y duplicaciones, y que deberá devolver al finalizar el censo, para evitar que en días posteriores alguien mal intencionado te toque el timbre mostrando una credencial de censista. Las credenciales son completadas a mano por los jefes de radio, con nombre y DNI del censista, con lo cual vos podrás pedirle que además de su credencial, te muestre también el documento que acredite su identidad.
  • Vos no estás obligado a hacer pasar al censista a tu casa; podes atenderlo en la puerta, a través de una reja o ventana. De la misma manera el censista tampoco está obligado a entrar a una vivienda si ésta no le da confianza, y puede censar desde la puerta. Pensá que vos podes desconfiar del censista (uno sólo te va a tocar el timbre), pero él debe timbrear en 40 casas (y no sabe con quiénes se va a encontrar del otro lado), entrar en pensiones e inquilinatos, censar a la gente que duerme en la calle... entonces yo me pregunto: ¿quién está más expuesto? ¿tu casa o el censista?
  • Los censos están establecidos por la Constitución Nacional y Leyes Nacionales, siguiendo recomendaciones de la ONU, y en su realización participan los gobiernos nacionales, provinciales y municipales (sean del partido político que sean). Son parte de las políticas de ESTADO, y no de las políticas de GOBIERNO. Y creo que todos somos grandes y sabemos bien la diferencia entre el ESTADO y el GOBIERNO. Colaborar con el censo (trabajando o respondiendo las preguntas) no es colaborar con el gobierno, es por el PAÍS, por nosotros mismos. Los gobiernos cambian y nos gustarán o no, pero son sólo una pequeña porción del país. Al país, a "este país" (como solemos decir despectivamente) lo formamos todos, y cada uno de nosotros es parte de "este país". Podrán contestarme que los datos serán manejados por el INDEC (cuya credibilidad está muy cuestionada) o que "el gobierno modificará los datos para su conveniencia", pero los datos que proporciona un censo no son para eso, no sirven para elaborar políticas de gobierno ni evaluar o calificar su gestión. Un censo sirve para conocer las principales características habitacionales de los hogares, datos demográficos, económicos y sociales de todos sus habitantes. Incluso la mayoría de las veces (salvando los que son procesados en forma inmediata) los datos son analizados y estudiados posteriormente, cuando el gobierno ya ha cambiado.

Por último, un comentario personal... yo aprendí a valorar los censos hace muchos años, en el ´80, el primer censo que recuerdo (antes que me carguen y saquen las cuentas, tenía 12 o 13 años). En la escuela y en mi casa, me transmitieron la importancia de un censo para MI país, para nosotros, el entusiasmo por participar, la alegría y amabilidad para esperar y recibir al censista. En 30 años la realidad del país cambió mucho, pero esos valores que yo aprendí no los cambié. Y los mantengo a pesar del entorno y del gobierno que esté. Y me gustaría que en cada casa sea igual, sin dejarnos influenciar por boludeces que se retransmiten, que sólo nos hacen perder los valores y costumbres que tanto añoramos y nos quejamos que ya no están. Me daría mucha pena que en cada casa a "mis censistas" (a esos chicos que están trabajando con tanto entusiasmo y responsabilidad, capacitándose y aprendiendo) los atiendan en la puerta (realizando todo su recorrido de 6 u 8 hs parados), los traten mal, les den un portazo, o simplemente no les abran... me daría mucha pena, porque no se lo merecen... porque les puedo asegurar que "mis censistas" en sus vidas privadas, son jóvenes que estudian y trabajan día a día para construir su futuro (y el de "este país"), docentes que laburan con nuestros hijos con honestidad y compromiso, profesionales que creen y confían... son de esa gente que me enorgullece que sea parte de "este país", como vos y como yo... Ojalá, este mail ayude a darte más tranquilidad y pensar con más objetividad...

Stella Maris

21 junio 2009

La enseña que Belgrano nos legó...


Quiso el feriado que se conmemorara a Belgrano una semana antes. No para este programa y algún otro que tenga responsabilidad. O aquellos que no tengan ya mas videos de Fernando Peña para pasar o a Ricky Maravilla explicando por que hizo lo que algunos sentimos ganas muchas veces: Cagar a palos a productores de cámaras ocultas o por que no, solo productores. Entiéndase, productores televisivos, no los que llevan a votar a la peonada en el camión che!

Ay Patria mía! Dicen que dijo Belgrano cuando sentía que moría. Nadie cree que sea cierto pero bueno un prócer es prócer hasta cuando muere. A diferencia de lo presente era tan pobre en ese entonces que tuvieron que usar el mármol de una mesa de luz para su lapida. Años más tarde Joaquín V González, autor de la Oración a la Bandera, roba los dientes del cadáver siendo ministro de Roca un genocida recordado como impulsor de la modernidad. Esto último, lamentablemente, no tan distinto a lo presente.


El Día de la Bandera se instituyó en 1938 y se eligió el 20 de junio porque ese día murió, en el año 1820, Manuel Belgrano, su creador. La historia que nos contaron de chicos era que este abogado, patriota como pocos, metido a militar, la copió de los colores del cielo y un buen día la izó, sin hache y con “Z”, a orillas del Paraná el 27 de febrero de 1812. Pero ya en ese año uno era más importante y querido cuando moría.

Belgrano tomó los colores de la escarapela, que ya existía también gracias a él, y era efectivamente celeste y blanca. Y la hizo jurar, antes que tronaran los flamantes cañones que en adelante guarnecerían la ribera santafesina. Obediente y entusiasmado a la vez, les escribió a las autoridades porteñas contándoles lo que había hecho y cómo era la bandera que había inventado. "Siendo preciso enarbolar bandera y no teniéndola a mano, la mandé a hacer celeste y blanca, conforme los colores de la escarapela nacional", escribió. Y, abriendo el paraguas: "Espero que sea de la aprobación de Vuestra Excelencia.”

Vuestra Excelencia contestó que: "hiciera pasar el episodio como una muestra pasajera de entusiasmo y ocultara con disimulo la bandera, reemplazándola por la que se usaba en el fuerte de Buenos Aires" Esta era ni mas ni menos que el estandarte de Fernando VII y por las dudas le envió una. Si bien nadie pretendía volver al dominio español aun con Napoleón fuera, lo cierto es que la Revolución de Mayo se hacía por un Rey que inauguraba lo “testimonial”.

Por fortuna, el general abogado no recibió aquella carta y prosiguió su largo viaje al Alto Perú. En San Salvador de Jujuy el 25 de mayo de 1812, la desplegó en el balcón del Cabildo y recibió la ovación del pueblo. Cuando los del Triunvirato se enteraron, pusieron el grito en el cielo. Esta vez la carta que le despacharon tuvo un tono recriminatorio y directamente lo conminaron a obedecer las órdenes superiores. "La bandera la he recogido, y la desharé para que no haya memoria de ella... Pues si acaso me preguntaren por ella, responderé que se reserva para el día de una gran victoria por el Ejército, y como éste está lejos, todos la habrán olvidado y se contentarán con lo que se les presente".

La bandera no despareció, Belgrano era abogado no olvidemos, la victoria estaba lejos si, pero cuando se sabe hacia donde se va, sin traicionar ni traicionarse, todo es cuestión de tiempo y nadie lo destruye. Las ideas se pueden transformar, o en realidad crecer y evolucionar, las mentiras, se caen solas.

19 junio 2009

Se va una Epoca... Alejandro Doria

Hubo una época en que la televisión tenía que hacerse a si misma. Un grupo de jovenes muchachos lidiaba con aparatos monstruosos en tamaño y tortuosos en su manejo para llevarnos información, noticias y entretenimiento hasta la caja que no era en ese entonces tan boba. Nicolás del Boca, Pancho Guerrero y Alejandro Doria fundaron practicamente la tele en Argentina.
Cada uno a su manera, nos informó, nos hizo pensar (sisis a veces se puede).

Doria comenzó su carrera como director en el año 1969 con la serie televisiva "Nuestra Galleguita", de enorme éxito popular.

En los años siguientes continuó trabajando en numerosos ciclos como "Alta Comedia", "Pobre Diabla" y "Papá Corazón", clásicos de la televisión argentina; "Identidad", "Escenario Universal", "Situación Límite", "Atreverse", "Amores", "Mi Mamá me Ama" y los prestigiosos ciclos de "Los Especiales de Alejandro Doria".

En cine , dirigió y escribió los guiones de películas como La Isla (1979), Los Miedos (1980), Los Pasajeros del Jardín (1928), Darse Cuenta (1984), Esperando la Carroza (1985), Sofía (1987) y Cien veces no debo (1990).


Con el ciclo televisivo "Atreverse" recibió varios premios Martín Fierro (entre ellos Mejor Director y Mejor Programa, en dos entregas consecutivas). Además de premios nacionales, fue galardonado con numerosas distinciones internacionales como el Premio al Mejor Programa de Ficción Hispano parlante, y otros premios en los festivales de Huelva y Biarritz.

Su último film fue "Las Manos" sobre la vida del padre Mario Pantaleo.


Hoy la tele es otra. No hace falta decirlo.

17 junio 2009

FERNANDO PEÑA (31 de enero de 1963 - 17 de junio de 2009)

Es tanto lo bueno y lo malo que se puede decir. Alguién que no ocultaba ser homosexual o drogadicto en un país donde ambas cosas se utilizan para callar cualquier opinión incómoda. Un artista talentoso en un medio donde muchos buscan nombre sin haber hecho nada al que paradojicamente conocimos primero por sus creaciones y recién mucho después por su nombre y apellido.
Demás estaría aclarar que quién muere no pasa a ser venerado en todo lo que haya hecho pero no se puede ser insensible o impasible ante el talento.
Nos has hecho reir, llorar, enojar, acompañarte, no entenderte pero no te vamos a olvidar.


05 mayo 2009

Psicosis. Chin chin chin chin chin

¿Nos quieren desesperar?
Ever Nahuel Quattrini

Hace unos días ocurrió un episodio para el análisis. Con la aparición de la cepa de gripe porcina y el temor de que el virus llegue al país muchos medios de comunicación trasladaron periodistas a los aeropuertos para cubrir el boom del momento (quizás mucho más boom que el dengue, las elecciones y otros asuntos más y menos importantes).

Una turista mexicana que venía a nuestro país fue interrogada por un periodista, y ante la respuesta de la mujer de que la población no vive en aquel suelo con desesperación y en estado de caos, aunque sí con atenta prudencia, el entrevistador se puso a insistirle como si la gente debiera estar con ataques de pánico.

Fue interesante ver cómo el periodista insistía ante la mujer que tomaba con justa calma el asunto de la gripe porcina. Creo que no se trataba de una señora que no tuviera dimensiones del problema sino que más bien reflexionaba en ese momento de acuerdo a lo que apreciaba en México: más allá de la gravedad de la influenza y de las víctimas que se haya cobrado, la población no tiene otra alternativa que permanecer en calma y seguir las indicaciones de las autoridades para detener la propagación y combatir el virus. Y punto. La señora le cortó al periodista el interrogatorio, que no salía de la trivialidad de saber cuánto terror y espanto invade a los seres humanos, como si fueran hormigas que salen corriendo del hormiguero que se les inundó.

La Nación publicó una nota al respecto, en la cual “sostiene Marc Siegel, autor de False Alarm: The Truth About the Epidemic of Fear (Falsa alarma: la verdad sobre la epidemia del miedo), [que] en el siglo XXI se vive en un estado de ansiedad desmedida por causas que, muchas veces, no nos afectan directamente. Y esta ansiedad desmedida aumenta el riesgo de condiciones médicas que sí nos afectan directamente, como los problemas cardíacos, embolias y depresión. A la vez, Siegel subraya que los grandes pánicos le quitan visibilidad a problemas concretos y cercanos que es mucho más probable que nos afecten seriamente.”

"El temor como respuesta biológica fue diseñado para protegernos. Lo heredamos de nuestros antepasados animales y está dirigido a mantenernos a salvo al disparar una reacción al peligro inminente. Pero hoy la tendencia es "sobrepersonalizar" los riesgos, es decir apropiarnos de ellos todo el tiempo aunque ocurran a kilómetros de distancia y los estemos viendo por televisión. En consecuencia vivimos con un creciente nivel de hormonas de estrés que desgastan seriamente el cuerpo y la mente", dijo Siegel.

Parece que a la par de las endemias, epidemias, catástrofes, desastres y demás, tenemos una pelea contra el pánico generalizado, que no siempre sale naturalmente de nosotros sino que es alimentado por medios de comunicación: "El virus más poderoso no es el de la gripe, sino el del miedo", insiste este especialista, y tiene razón, puesto que cierta calma es necesaria para proceder inteligentemente contra un problema. La desesperación embota.

“Llegué a la conclusión de que los pánicos eran infecciosos en sí, potenciados por la exageración en los medios y las declaraciones exageradas de las autoridades de salud, publicadas fuera de contexto para un mayor dramatismo", reconoció este médico al diario al hablar de los efectos negativos del miedo en la salud humana, como por ejemplo a través de problemas cardiovasculares. “Han habido grandes exageraciones y mucha histeria.”

“Con respecto a la fiebre porcina, Siegel sostiene que, cuando el Departamento de Salud Pública de EE.UU. declaró una situación de emergencia y la Organización Mundial de la Salud elevó el alarma de riesgo de pandemia a nivel cinco (el nivel seis es el máximo), "sonaba como si nos estuviéramos preparando para una guerra nuclear". Pero aclara que, en realidad, el término pandemia de gripe simplemente significa que hay un nuevo tipo de gripe que está infectando gente, que el contagio está ocurriendo en distintas partes del mundo al mismo tiempo, y que ésta puede ser suave, moderada o severa”.

Igual no deberíamos dejar de pensar si es que muchos periodistas simplemente se equivocan al organizar prioridades en la transmisión de información o si hay una intencionalidad detrás de todo ello. Porque quizás 'necesitan' dar magnitudes inadecuadas a su cobertura para hacernos creer en su 'serio' trabajo de campo.

O quizás desean, con ambiciones políticas y/o económicas, distraernos de lo realmente importante, como por ejemplo las elecciones legislativas que tendremos en un mes y medio o el problema del dengue: "Es muy probable que el dengue persista como un problema mucho más serio para los argentinos que la gripe porcina. (…) el virus no parece ser tan fuerte y se puso en marcha una contundente respuesta de la salud pública para rastrear el origen del virus", sintetizó Siegel para La Nación.